En la opinión de Gustavo Rentería